16 de diciembre de 2013

0 comentarios

Si hay que tenerle miedo a algo en esta vida
no es a la ira de los hombres malos,
sino al odio de los hombres buenos.



14 de octubre de 2013

5.- Así es la vida: Lo tenemos, pero ni lo merecemos ni lo agradecemos.

0 comentarios
Hoy quiero reflexionar.

Voy a contaros una tragedia que, dado que hoy ya ha salido en el telediario, ya no se considera ni noticia. O eso es lo que la tele nos enseña ¿No? Te venden problemas cada día como una tragedia nueva que se superpone por otra tragedia aún mayor que viene al día siguiente. Olvidando este irritante tema, voy a escribir esta entrada en parte, para conmemorar este suceso que creo es un caso que todos deberíamos recordar.


El caso del fármaco Talidomida.


La Talidomida es un fármaco que se le recomendó tomar a las mujeres embarazadas por los 50-60. La idea de éste fármaco era venderse como una cura milagrosa para lidiar con todos los síntomas negativos del embarazo: Nauseas, vómitos, ansiedad, insomnio, etc. Y de hecho, así fue como se vendió. Como un fármaco totalmente milagroso e inocuo para el organismo sin ningún tipo de efecto secundario.

Y ésta última parte fue una verdad a medias. No tuvo efectos secundarios físicos en el organismo de la madre. Pero sí en el feto, al que sin saberlo, su madre le estaba causando deformidades y malformaciones en las extremidades que lo marcarían de por vida. El efecto secundario fue algo más de lo que se podría esperar de cualquier fármaco: El sentimiento de culpa por haberle causado algo así a tu propio hijo.

Os adelanto el final de esta historia contando que las víctimas, al menos en España, no han recibido ni la mitad de las ayudas que se merecían y que en algunos lugares de Europa sí han contado con una indemnización más que razonable. Pero ahí están, luchando por ella.


Pero todo este problema se queda en algo insignificante si nos paramos a pensar en todas las cosas que habrán tenido que soportar durante toda su vida estos niños. Me gustaría saber expresarme mucho mejor de lo que voy a conseguir escribiendo los siguientes párrafos, pues no es pena ni lástima lo que quiero transmitir, si no toda la admiración que puedo llegar a tener una persona. La imagen que han dado muchos frente a las cámaras me ha dejado sin palabras.


Entre todas ellas, las palabras de una mujer que resumía la línea que había seguido durante toda su vida. El rechazo, las miradas de la gente y sin olvidar lo crueles que pueden llegar a ser los niños. Nada más recordar éste punto, ha sonreído. De hecho, muchos entrevistados han sonreído después de recordar absolutamente todas las cosas malas que llevan arrastrando toda su vida.


Nada más verlo, me he dado cuenta que quiero recordar a estas personas. Héroes anónimos que han sufrido y no se han quejado. Gente que ha aprendido a aceptarse y quererse tal y como es y que cuando recuerdan todo lo malo (que no ha sido poco) que han tenido que soportar, y que aún siguen soportando, sonríen y siguen adelante.

8 de agosto de 2013

2.- Nostalgia: Infancia, videojuegos, recuerdos.

0 comentarios
Los recuerdos son como los videojuegos


Los de tu infancia son los más simples, y siempre te parecen mejores que los que están por llegar. Da igual los nuevos que descubras, que los pasados siempre te gustarán más.

24 de junio de 2013

1.- Nostalgia: Los que se van, los que se fueron, los que se irán.

2 comentarios
Tú nunca lo entenderás y yo nunca sabré explicarlo.



''Si te quieres ir, puedes hacerlo. 
Yo siempre me acuerdo de todos los que se van.''

5 de junio de 2013

4.- Así es la vida: Matemáticas + Memoria = Incompatibilidad

0 comentarios
Hoy iba andando por la calle y... me he dado cuenta de que ya no sé derivar. Ni derivar, ni integrar. Lo que son las cosas. Después de tirarme 3 años en el Bachiller de Ciencias de la Salud, siempre tenía la sensación, mientras repetía y repetía derivadas, que era lo que más veces he hecho en mi vida y de lo que nunca me olvidaría. ¡Y se me han olvidado todas!

Es más, estoy escribiendo esto para confesar que me ha hecho gracia. Porque creía que sólo servía para recordar cosas que no sirven para nada. Y con esto queda demostrado que se me puede olvidar cualquier cosa tan inútil para nuestro día a día como lo son las matemáticas de bachillerato.


24 de mayo de 2013

3.- Así es la vida: Hijos de Puta

5 comentarios
Yo creo que lo mejor sería organizar charlas para primaria y para la ESO en las que les explicasen a los niños que, a lo largo de su vida, se van a enfrentar a una infinidad de hijos de puta. Y no sólo que serán muchos, sino que te los encontrarás todos los días. Verás hijos de puta disfrazados de dependientes del McDonalds, conduciendo coches, ejerciendo de profesores, de políticos. En todos los sitios, al menos, habrá un hijo de puta que se encargará de convertir algo bueno en lo peor. Algo que te guste, en algo que odies. Algo que frecuentes en algo que no quieras volver a pisar.

Yo llevo encontrándome hijos de puta todos los días que me levanto de la cama y todavía no paro de sorprenderme. Nunca me imaginé que habría tantos. Y es porque nadie me preparó para esto.


Concienciemos a los niños.

12 de mayo de 2013

2.- Así es la vida: Cosas inevitables.

0 comentarios
Viviréis situaciones que os dejarán con la cara de gilipollas más grande que podéis imaginaros. Y no hay ni forma de evitar que pasen ni consuelo. Sólo que recuerdes que hay que seguir. Porque pasará por primera vez, pero nunca como última.

23 de abril de 2013

0 comentarios
Estaba triste. Pero no quería reconocerlo. Así que, sonreía.

A veces cansado, pero seguía intentándolo. Y lo hice. Lo mejor que pude. No es que no fuese suficiente. Es que nada lo hubiese sido. No sé por qué, pero no estoy mal. Creo que después de estos últimos años en los que he estado en el fondo han sido tan malos que ya nada me parece una razón para no estar bien. Es como si estar mal ya no fuera suficiente para estar mal. Para qué torturarse, ha sido mala suerte.

Y me seguiré repitiendo lo mismo una y otra vez: Siempre fuerte.

Siempre fuerte.